Seguinos

¿QUE 20 AÑOS NO ES NADA? ¿QUIERE QUE LE CONTEMOS?

Veinte años se van volando, ¡es cierto! Pero como dice el tango “Volver”, cuando el trabajo ha sido arduo y dedicado a construir y mejorar continuamente, no necesariamente aplica eso de que “20 años no es nada”.

Sino que lo digan Hazel Barahona y Pablo Bulgarelli quienes en 1999 echaron a andar el sueño de consolidar una nueva agencia de relaciones públicas en Costa Rica, especializada en ofrecer servicios de consultorías en comunicación de excelente calidad para empresas y organizaciones. Fue así como nació B&B Aseprensa, que con el paso del tiempo se llamaría solo Aseprensa.

 “Aseprensa nació como una nueva opción en la prestación de servicios de comunicación empresarial y de relaciones con la prensa, aprovechando la experiencia en medios que Hazel y yo teníamos, así como nuestros conocimientos en manejo de la información”, explica Pablo.

Hazel Barahona y Pablo Bulgarelli, hace 10 años, en la antigua oficina de Aseprensa.

La primera en independizarse fue Hazel. “Pablo y yo trabajábamos en (el periódico) La Nación y queríamos hacer otras cosas. En mi caso yo tenía un interés particular por la administración. Éramos jóvenes, pero sentíamos que teníamos muchas más oportunidades de crecer desde otro lado”, recuerda Hazel.

Ella renunció y muy pronto inició su aventura, con un cliente grande: la farmacéutica Glaxo. El trabajo fue aumentando, así que unos meses después Pablo se le unió. “Gracias a Dios siempre hemos tenido mucho trabajo. Los primeros años fueron muy ricos porque fue un proceso de aprendizaje y de evolución muy rápido. Un año después inicié la maestría en administración”, rememora ella.

Sin embargo, el inicio no siempre fue fácil.  Para Pablo, uno de los grandes retos fue darse a conocer como agencia de relaciones públicas y que las empresas los vieran como una opción. “Otro reto era que nuestros colegas, que nos conocieron como periodistas, nos vieran ahora al otro lado de la barrera y entendieran que les podíamos proveer de información valiosa que provenía de empresas”, asegura.

Poco a poco fueron llegando clientes, grandes y pequeños, solicitando todo tipo de asesorías en comunicación y recibiendo, cada uno, un servicio de calidad. Con un trabajo de hormiga se fueron creando la reputación que hoy los respalda y se especializaron en temas de estrategias de comunicación, manejo de crisis, contenido multimedia, trabajando de la mano con gerentes de mercadeo de grandes empresas transnacionales.  

En pocos años lograron ampliar sus servicios fuera de Costa Rica, y uno de sus valores agregados hoy en día es ser una agencia de relaciones públicas que ofrece servicios en toda Centroamérica, coordinando con agencias de RRPP de calibre mundial, como Edelman, Burson Marsteller, Llorente y Cuenca.  Su trabajo también los llevó a formar parte de Knight and Pawn, una red que ofrece servicios de mercadeo y comunicación a través de las mejores agencias de operaciones “boutique” de la región.  

Sin pensarlo dos veces, cuando se les pregunta cuál ha sido el secreto de su éxito, Hazel responde que “siempre hemos dado la milla extra. El cliente contrata un servicio, pero siempre procuramos exceder las expectativas. Queremos dar el máximo, entregar lo mejor posible. Es una labor de acompañamiento, de asesoría, que ellos sientan que uno tiene puesta su camiseta”, explica de manera entusiasta.

“Cumplir 20 años es una alegría enorme. Cuando escuchás que la mayoría de nuevos negocios duran, en promedio tres años y que para que un negocio se sienta consolidado deben pasar siete, llegar a 20 es un logro enorme”, afirma Pablo. “Hemos llegado hasta aquí porque somos muy buenos en lo que hacemos y porque muchísimas empresas han confiado en nosotros y nos han acompañado en este recorrido de crecimiento”, agrega.

“Para nosotros estos años han representado muchísimo trabajo y crecimiento, y algo que me enorgullece es que como Aseprensa hemos podido brindar trabajo a otras personas”, afirma Hazel.

Por otra parte, y por si no lo saben, Hazel y Pablo han logrado una dupla excepcional, no solo con Aseprensa como una agencia de RRPP pequeña pero muy exitosa en Costa Rica, si no como pareja. Hoy comparten sus éxitos con sus hijos Piero y Bruno.

“Conciliar y balancear el hecho de que Hazel y yo somos socios, pero primero somos esposos y tenemos una familia ha sido un reto. Hemos hecho un gran esfuerzo por darle a cada dimensión su propio espacio, lo cual ha implicado grandes sacrificios y tristezas, pero también más alegrías. ¿Cómo nos hemos mantenido 20 años? Por el trabajo en equipo: Hazel y yo somos un gran equipo”, asegura Pablo. 

Vienen muchas retos y novedades para ASEPRENSA que poco a poco podrán verse con el refrescamiento de su imagen y su sitio web, planteado como una herramienta de marketing digital para analizar cómo se comporta este mercado cada vez más cambiante.

¿Alguna anécdota que se les venga a la mente? Hay muchas, pero Pablo nos cuenta esta: “Aseprensa nació legalmente en agosto de 1999 y Hazel y yo nos casamos en febrero del 2000. Teníamos solo un cliente, alquilamos una casa para que fuera oficina también, no sabíamos por cuánto tiempo íbamos a poder estar allí, pero le entramos al reto y le metimos ganas. Hoy, 20 años después, Aseprensa tiene su propia casa y ya no tenemos solo un cliente”.