Hello world !

We Love Ugly

Brands. Websites. Results

Comunicación interna: mucho más que mandar mensajitos y avisos

Comunicación interna: mucho más que mandar mensajitos y avisos

Comunicar a lo interno de forma eficiente es estratégico para cualquier empresa.

Procedimientos, reglas, procesos, interacciones, estructuras, dinámicas, gestiones, plataformas, cultura organizacional, novedades y un sinfín de retos en la operación normal de una organización la urgen a cuestionarse cómo comunicar, de forma eficiente, a sus colaboradores, no solo para que estén enterados e informados de primera mano, sino también para que tengan “la camiseta puesta” y, sean ese factor clave para apalancar a la compañía.

Los colaboradores son entes multidimensionales con un gran impacto en la organización: para empezar, son los primeros multiplicadores de su imagen y los más visibles abanderados de su reputación. En ambos casos, buena o mala.

Si bien muchas organizaciones suelen buscar a figuras públicas para que sean los “embajadores de sus marcas”; los mejores representantes siempre serán los colaboradores.

En mercados global híper competitivos los colaboradores pueden hacer la diferencia; sin embargo, para ello, tienen que conocer lo que la empresa representa y lo que la diferencia de las demás, esto implica entender la marca y ser capaz de explicar sus más importantes alcances. Para lograr esto, la empresa debe desarrollar un proceso de empoderamiento que tiene a la comunicación interna como herramienta clave.

Las empresas verdaderamente exitosas han entendido que sus colaboradores son más que simples peones que mueven de un lado a otro a su antojo; son entes quienes buscan en el trabajo gratificación, satisfacción, realización, retos, oportunidades, aprendizaje y un largo etcétera de expectativas.

Un estudio de Gallup encontró que las empresas que cuentan con un sólido plan de comunicación hacia los colaboradores incrementan sus beneficios en un 30% respecto de otras organizaciones. “Los altos grados de compromiso con el colaborador llevan a un desempeño mejor (…) a una mayor productividad y rentabilidad”.

La complejidad organizacional de una empresa, prácticamente la obliga a ver otras aristas de la relación con sus colaboradores y, por lo tanto, a enfocarse en la necesaria comunicación que esta lleva implícita.

La comunicación vertical tradicional, dedicada a comunicar asuntos de índole laboral, operativa o de la organización propiamente, ahora se ve enfrentada con la demanda de una bidireccionalidad más activa, directa y fluida; en otras palabras, la empresa debe ahora no ser nada más un emisor de mensajes unidireccionales, sino más bien un participante activo en conversaciones.

Las empresas, hoy, se enfrentan al reto de utilizar la comunicación para impactar de forma más directa en su efectividad; pero, además, la necesitan para mantener a todos los colaboradores debidamente informados, lo que lleva a disminuir o eliminar rumores, controlar incertidumbres y mejorar la seguridad emocional y la estabilidad del colaborador.

Entre más informados estén los colaboradores, entre más escuchados y valorados se sientan, más productivos se vuelven; se ven más integrados a la organización y, en consonancia, se comprometen más con ella; la organización es más exitosa desde el punto de vista del negocio; solventar problemas se vuelve más fácil, responde con mayor facilidad a los cambios y se comporta de forma más dinámica y eficiente.

El reto es: desarrollar la planificación estratégica y articular la gestión operativa fluida que permita atender todas estas nuevas necesidades de comunicación de forma eficiente, efectiva y con un retorno de inversión claro. Este es un reto en el que en Aseprensa podemos acompañarte no dudés en contactarnos www.aseprensa.com

Comment(0)