Seguinos

DE TIENDA TRADICIONAL A “BLACK BOX”

Visitar los grandes malls y encontrar locales desocupados es cada vez más frecuente… e inquietante. Estos locales vacíos, sin embargo, tienen el potencial de convertirse en espacios multiuso, según tendencia en boga en los grandes mercados de Estados Unidos y Europa.

La revista Forbes identificó el año pasado el uso de tiendas desocupadas, pero ahora con arrendamientos temporales -de diferente duración- en las que el arrendador temporal puede realizar cualquier tipo de actividad: desde ferias o desfiles, o hasta eventos de relaciones públicas, por citar algunos.

Quizás ir al mall a una fiesta no es la primera opción que uno tendría en la cabeza; sin embargo, estos lugares cuentan con las ventajas de ubicación, parqueo, seguridad y demás atractivos que ofrecen en entretenimiento, por ejemplo.

Y, el centro comercial (si es “de mente abierta”) también obtiene beneficios al ocupar sus locales y generar tránsito a los negocios. Asimismo, si logra romper el esquema de contratos anuales, podría aumentar su atractivo y crear mejores relaciones con sus clientes frecuentes y con sus condóminos.

Toda esta innovación viene obligada por la tecnología, la automatización y la demanda del consumidor por nuevas experiencias en el punto de venta.

Cada vez más las personas reclaman espacios disruptivos para actividades sociales, corporativas y culturales.

En este sentido, las cajas negras, que están pintadas de ese color, son espacios vacíos adecuados para adaptarse a cualquier diseño, montaje o producción.

Tienen el tamaño suficiente para acoger a cientos de espectadores de un desfile de modas, un festival gastronómico o una exhibición de automóviles, por citar algunos ejemplos de uso de estos novedosos locales multiusos.

En Costa Rica ya existen algunos pioneros que promocionan sus black box y la respuesta ha sido muy positiva pues, en todo caso, como lo están demostrando los grandes mercados, hacia ahí va la industria inmobiliaria… o por lo menos hasta donde permite ver el cambio constante de la automatización y de la tecnología.