Seguinos

Las marcas se contagian de significados aledaños

 La coherencia entre las prácticas empresariales y los valores comunicados, unido a un trabajo adecuado en redes, cuidan a su marca de la frecuente erosión de imagen.

“El mundo es un lenguaje, no una colección de objetos”, dijo el semiólogo Algirdas Julius Greimas. Tiene razón. Nuestras marcas y todo lo que se asocia a ellas (el lugar en el que se coloca el distintivo, las experiencias o eventos en los que la marca es mostrada) están en continua renovación. ¡Qué lo diga la cerveza Corona!

De ahí que si queremos mantener unos conceptos estables, debemos dar mantenimiento a la marca y a los contextos en los que la utilizamos. He aquí algunos tips para cuidar la comunicación de nuestras marcas y evitar algunos de los problemas frecuentes en este ejercicio.

En la comunicación en redes sociales

1. Buscar alta visibilidad

Pensar en las palabras clave que utilizamos para que los buscadores visibilicen nuestra marca es una tarea sencilla y no necesariamente costosa. De hecho  Google Keyword Tool sugiere las palabras óptimas para mejorar los resultados de búsqueda.

2. Conocer hábitos de consumo en redes

¿Cuándo es mejor utilizar un video o cuándo es mejor un texto corto con una foto? ¿A qué hora es bueno publicar? ¿Qué diferencias de comunicación hay entre Instagram o facebook? ¿El tono debe ser más emocional o generar contenido que proponga un aprendizaje? Debemos responder todas estas preguntas para saber llegarle mejor a la audiencia. El criterio para responder las preguntas es precisamente conocer al público al que llegamos, sus gustos y sus hábitos de consumo de redes.

En la elaboración de contenidos web

1. Coherencia entre prácticas y valores de marca

Cada mensaje debe estar respaldado por la cultura organizacional y las prácticas cotidianas de la empresa. Si esto es importante para la relación cara a cara con los clientes, en redes esto es aún más relevante. Y es que compartir por medio de redes información contradictoria entre lo que se dice y se hace, daña el valor de la marca en poco tiempo y altísimo impacto.  

2. Genere contenidos interesantes

Cada marca, como reflejo de un producto o servicio, debe responder continuamente a las preguntas: ¿De qué manera le soluciono un problema a mi cliente? ¿Cuál es mi aporte innovador? ¿De qué manera mi marca contribuye a la calidad de vida de quienes se exponen a ella?

Estas preguntas son válidas tanto para el producto que se vende como para la comunicación en redes: ¿Genero una experiencia que valga la pena invertir tiempo en mirarla en redes? ¿Ofrezco un conocimiento útil o una experiencia de aprendizaje?

3. Cumplir la promesa de marca: Promociones y comerciales que generan expectativas muy altas, y que la marca no cumple, suelen generar resultados de ventas de corto plazo. Sin embargo, el costo de esta venta inmediata es altísimo: el incumplimiento de la promesa deteriora la imagen de marca y recuperar la confianza del cliente es muy difícil de lograr. Cuidado.

4. Cruzar la línea entre lo diferente y lo ofensivo:  Vivimos en una época en la que generar likes a nuestras publicaciones puede tentar el ofrecer contenidos que afecten los valores de los consumidores, y por lo tanto, la imagen de la marca. Hay que estar muy alertas ante esta tentación del mundo digital moderno. Más likes a una publicación no es necesariamente más valor de marca.

5. Diseño de web: Simplifique la vida al consumidor. Lo que funciona, ¿para qué modificarlo? Menos es más. La sencillez es mejor. Haga páginas web sencillas de utilizar.

En Aseprensa nos hemos preparado para surfear en esta ola digital de contenidos, para que nuestros clientes puedan mejorar la percepción de sus marcas. Con todo gusto, te podemos asesorar.